Skater
Location: Pier 62 SkatePark, Chelsea
Camera: Canon PowerShot
Desde que estoy estudiando en el International Center of Photography (ICP) me di cuenta que cada vez estaba tomando menos fotos. Sí, menos fotos. Quizás porque estas permanentemente en sesiones de crítica a tu trabajo junto a estudiantes que tienen mucho talento. Te hace sentir chiquitico, ínfimo, humilde. Como también recibiendo un conocimiento técnico tan especializado que las cosas de pronto son súper complicadas y al mismo tiempo más fáciles. A pesar de la ansiedad, me digo a mí misma ”Muy bien por ti”, no porque crea que soy la octava maravilla de la fotografía sino porque te hace ver las cosas en perspectiva sobre el oficio y de ti mismo. 
Hace un año recibí un curso con el venezolano Claudio Napolitano auspiciado por Roberto Mata Taller de fotografía en Caracas (@RMTF) en el que aprendí, además de ver luz, algo sobre la práctica.
(Para quienes no saben quién es Claudio chequear acá: http://www.claudionapolitanophoto.com/#s=19&mi=1&pt=0&pi=8&p=-1&a=0&at=0)
Es un experto y certificado por los más grandes su talento al manejar de la luz. Con esto dicho, quiero compartir con ustedes como él traspasó su sabiduría con nosotros en una metáfora que hoy, que no tomo tantas fotos, ha tomado más sentido que nunca.
"El fotógrafo debe ser como un zapatero. Él no distingue ni rechaza el tipo de zapato que está recibiendo. Lo toma porque ese es su oficio. Al igual que un zapatero el fotógrafo debe ser un experto en su oficio".
Ahora que tengo un poco de experiencia y he vuelto a las aulas, en estas en las que Cornell Capa quiso preservar la memoria de su hermano, recibiendo un conocimiento técnico incomparable sobre mi oficio, en una ciudad como Nueva york entiendo mucho mejor lo que Napolitano quiso decir.  El fotógrafo tiene que ser capaz de ejecutar una buena fotografía con los recursos que tenga a la mano. Ese es su oficio, tiene que ser un “Máster” al momento de manejar lo único necesita para tomar cualquier foto, luz.
Cuando reflexioné sobre esto me dispuse a restringirme a mi misma a una cámara compacta. Dejar la fiabilidad de mi 5D Mark II y los lentes serie L… no fue fácil y tomar fotos en .jpegs me dio (y sigue dando) una angustia indescriptible pero desde entonces estoy tomando fotos en las que siento he puesto más de mis conocimientos y en práctica mi visión. Sin contar lo divertido y liberador que es volver a tomar “silly pictures” pero en serio. Simplemente tengo que tomar “una buena foto”, qué sencillo se dice, ¿no?.
Todavía estoy procesando la cantidad de información que he recibido en los últimos meses, esperemos que siga teniendo estos momentos en los que las cosas tienen un poco más de lógica, pueda ordenar mis pensamientos y así contarles en lo que he estado últimamente.
Click,
Kathy.

Skater

Location: Pier 62 SkatePark, Chelsea

Camera: Canon PowerShot

Desde que estoy estudiando en el International Center of Photography (ICP) me di cuenta que cada vez estaba tomando menos fotos. Sí, menos fotos. Quizás porque estas permanentemente en sesiones de crítica a tu trabajo junto a estudiantes que tienen mucho talento. Te hace sentir chiquitico, ínfimo, humilde. Como también recibiendo un conocimiento técnico tan especializado que las cosas de pronto son súper complicadas y al mismo tiempo más fáciles. A pesar de la ansiedad, me digo a mí misma ”Muy bien por ti”, no porque crea que soy la octava maravilla de la fotografía sino porque te hace ver las cosas en perspectiva sobre el oficio y de ti mismo. 

Hace un año recibí un curso con el venezolano Claudio Napolitano auspiciado por Roberto Mata Taller de fotografía en Caracas (@RMTF) en el que aprendí, además de ver luz, algo sobre la práctica.

(Para quienes no saben quién es Claudio chequear acá: http://www.claudionapolitanophoto.com/#s=19&mi=1&pt=0&pi=8&p=-1&a=0&at=0)

Es un experto y certificado por los más grandes su talento al manejar de la luz. Con esto dicho, quiero compartir con ustedes como él traspasó su sabiduría con nosotros en una metáfora que hoy, que no tomo tantas fotos, ha tomado más sentido que nunca.

"El fotógrafo debe ser como un zapatero. Él no distingue ni rechaza el tipo de zapato que está recibiendo. Lo toma porque ese es su oficio. Al igual que un zapatero el fotógrafo debe ser un experto en su oficio".

Ahora que tengo un poco de experiencia y he vuelto a las aulas, en estas en las que Cornell Capa quiso preservar la memoria de su hermano, recibiendo un conocimiento técnico incomparable sobre mi oficio, en una ciudad como Nueva york entiendo mucho mejor lo que Napolitano quiso decir.  El fotógrafo tiene que ser capaz de ejecutar una buena fotografía con los recursos que tenga a la mano. Ese es su oficio, tiene que ser un “Máster” al momento de manejar lo único necesita para tomar cualquier foto, luz.

Cuando reflexioné sobre esto me dispuse a restringirme a mi misma a una cámara compacta. Dejar la fiabilidad de mi 5D Mark II y los lentes serie L… no fue fácil y tomar fotos en .jpegs me dio (y sigue dando) una angustia indescriptible pero desde entonces estoy tomando fotos en las que siento he puesto más de mis conocimientos y en práctica mi visión. Sin contar lo divertido y liberador que es volver a tomar “silly pictures” pero en serio. Simplemente tengo que tomar “una buena foto”, qué sencillo se dice, ¿no?.

Todavía estoy procesando la cantidad de información que he recibido en los últimos meses, esperemos que siga teniendo estos momentos en los que las cosas tienen un poco más de lógica, pueda ordenar mis pensamientos y así contarles en lo que he estado últimamente.

Click,

Kathy.